martes, 25 de febrero de 2014

Charles Clyde Ebbets y su almuerzo desde el cielo de Nueva York


Clyde Ebbets

"Lunch atop s Skycaprer" (Almuerzo en la cima de un rascacielos), de Charles Clyde Ebbets (1905-1978), probablemente sea una de las fotografías, sino más famosas, una de las más icónicas de la historia de la fotografía puesto que es una de esas imágenes que tenemos casi todos en la retina nos guste o no la fotografía. Ese es realmente el poder visual e intemporal de una buena imagen.

Charles Clyde Ebbets y su almuerzo desde el cielo de Nueva York, una de las fotografías más icónicas de la historia
// Xataka Foto

Esta fotografía, fue tomada el 20 de septiembre de 1932 y publicada unos días después en el Herald Tribune de Nueva York, el 2 de octubre de ese mismo año. Una imagen, que sí hoy en día sería difícil de conseguir imaginaos las dificultades de llevar un equipo fotográfico de la época de los años treinta.


La intra-historia

El 20 de septiembre de 1932, bastante por encima de la calle 41 en Manhattan, 11 trabajadores de la construcción participaron en un arriesgado proyecto para un atrevido fotógrafo que pedía voluntarios para crear un icono, puesto que Ebbets estaba contratado como director de fotografía en la construcción del Rockefeller Center (hoy en día llamado The GE Building y es la pieza central del Rockefeller Center de Manhattan). Estos hombres estaban, ciertamente, acostumbrados a hacer funambulismos por encima de las vigas y aceptaron el reto que el fotógrafo les propuso.

My Stimpson
Mike Stimpson, autor de una de las recreaciones más famosas usando LEGO

Esta imagen ha dado pie a todo tipo de parodias, copias o versiones de la misma hasta la actualidad. ¿Quién no la conoce? Esto nos da una idea del misterioso poder visual que emana de ella. También podemos considerarla, por otro lado, como un perfecto retrato de la época que pretende mostrar las condiciones tan difíciles de trabajo de la época.

c
Charles Clyde Ebbets sobre una de las vigas donde realizaba sus fotografías
Para el cineasta irlandés, Seán Ó Cualáin, el misterio que rodea a la fotografía es una gran parte de su atractivo:
Hay muchas incógnitas. ¿Quién fue el fotógrafo? ¿Y quiénes son los hombres? Podrían ser cualquiera. Todos nosotros podemos ponernos en esa viga. Creo que esa es la razón por la que la fotografía funciona
Precisamente no es hasta principios de 2003 no se reconoció la autoría de la fotografía, perteneciente al archivo Bettman, cuando se reconoce la autoría de la misma a Ebbets gracias a las pruebas presentadas por la hija del fotógrafo cuando ese mismo año se produjo la compra de ese archivo por Corbis.
Un fotógrafo que trabajó para muchísimas publicaciones de renombre como el Herald Tribune, Miami Daily News, The New York Times, National Geographic, Outdoor Life o Macworld, entre otros muchos.

Más infomación | Charles Clyde Ebbets

sábado, 15 de febrero de 2014

Cómo exponer a la derecha

Cómo exponer a la derecha
// ALTFoto
Mal_expuesta

Aquí explicamos cómo podemos exponer a la derecha para conseguir fotografías con menos ruido, independientemente de la sensibilidad utilizada.

Todavía hoy se sigue dudando de la utilidad de exponer a la derecha. En muchas páginas comentan que no es algo imprescindible y que los que insistimos en el tema somos pocos menos que unos pesados, pues san Adobe Photoshop lo soluciona todo. Sólo hay que poner una vela, unas cuántas capas y solucionado. La foto del artículo esa sí por exponer mal. En su defensa hay que decir que la tecnología avanza una barbaridad, como dicen los abuelos, y que los nuevos motores de revelado son capaces de eliminar por sí solos cualquier problema, pero si exponemos mal, jamás conseguiremos la máxima calidad posible. Y la foto que veis es la prueba viviente.

¿Por qué exponer a la derecha?

Esta técnica que popularizó -que no inventó como creen muchos- José María Mellado en los países latinos, consiste en aprovechar toda la información que es capaz de registrar el sensor digital en un disparo. Sirve para conseguir minimizar el ruido del archivo, sobre todo en la zona de las sombras. Un archivo con mayor exposición siempre va a tener menos ruido que el mismo archivo menos expuesto. Para entenderlo mejor podemos imaginar una fotografía de un paisaje. Hacemos dos disparos con el mismo encuadre, uno a f8 1/125 y otro a f8 1/30. Siempre que no hay sobrexposición, dará mejor resultado el segundo.

Un archivo con mayor exposición siempre va a tener menos ruido que el mismo archivo menos expuesto

¿Por qué pasa esto? Por la naturaleza lineal del sensor. Es un poco técnico, pero si consigo explicarlo bien veréis que es la cosa más sencilla del mundo, y jamás volveréis a tener dudas al respecto. Eso sí, hay que tener claro que una cosa es el histograma de entrada -al que nos estamos refiriendo- y otra cosa es el histograma de salida, que conseguimos cuando revelamos el archivo RAW en un programa adecuado. Una fotografía derecheada nunca será una fotografía final, siempre tendremos que revelarla para simular la luminosidad original de la escena.

La linealidad del sensor se refiere a su forma de captar la luz. Cuando abrimos o cerramos el diafragma, o bajamos o subimos la velocidad de obturación, el sensor capta el doble o la mitad de luz. Si asumimos, para el ejemplo, que una buena cámara del siglo XXI tiene un rango dinámico de 10 pasos, entendemos que el lado de las luces es capaz de retener mucha más información que el lado de las sombras.

Si partimos de la base que un sensor de 14 bits tiene 16384 niveles (214) y los podemos repartir en 10 pasos, la información se reparte linealmente en un archivo RAW.

Esto quiere decir que si nos equivocamos y subexponemos un solo punto, es decir, no hacemos que el histograma llegue a la derecha, perdemos la mitad de la información total que puede tener un sensor. Esta falta de información es la que genera el ruido. Pero voy a explicar qué es el rango dinámico para que la comprensión sea total.

¿Qué es el rango dinámico?

Si atendemos las geniales explicaciones de Guillermo Luijk en su página, el rango dinámico de un sensor es

la relación existente entre la mayor y la menor luminosidad que aparezcan en la misma. El rango dinámico de un sensor vendrá dado por la relación entre la máxima exposición que dicho sensor sea capaz de captar antes de saturarse, y la mínima luminosidad que puede registrar con detalle en las sombras.

Por lo tanto, el rango dinámico es la capacidad que tiene el sensor de registrar detalle a lo largo de una serie de pasos o diafragmas. Imaginaos una pared rugosa gris. Podremos descubrir el rango dinámico del sensor disparando con diferentes velocidades de obturación desde que la pared sea un mancha blanca hasta que sea negra. Desde que aparece el detalle hasta que desaparece es el RD de nuestra cámara.

¿Cómo exponer a la derecha?

Lo primero es que no hay que ser un radical de esta teoría, y que no hay que obsesionarse si vemos que el histograma no llega totalmente a la derecha.En algunos casos, como el típico ejemplo de un gato negro en un cojín negro, el asunto es difícil, pero no imposible.

El problema es que las cámaras siguen midiendo la luz como si en su interior tuvieran un carrete en vez de un sensor digital. Los fotómetros siguen calibrados al gris medio. Eso quiere decir que cuando medimos la luz la cámara va a hacer los cálculos para conseguir que ese objeto que estamos midiendo tenga una luminosidad gris. No sabe nada, sólo que mida donde mida tiene que conseguir que dicho objeto salga gris. Le da igual que sea el gato negro o uno blanco sobre la nieve. Esto era perfecto en un mundo químico, pero en la era digital queremos conseguir que el sensor se llene de información, por eso tenemos que acudir a la compensación de exposición de la cámara y dar valores positivos para avisarle que queremos sobreexponer esa medición tradicional. Es muy cómodo trabajar con la medición puntual para conseguir mayor precisión, aunque no es imprescindible. Vamos a ver dos métodos para conseguirlo.

Histograma en directo

Este es el caso más sencillo. En la mayoría de las cámaras con Live view podemos activar el histograma para verlo en la pantalla. Si disponemos de una cámara con visor electrónico es aún más cómodo. Y si tenemos una con visor híbrido tendremos la mejor opción posible.

Sólo tenemos que mirar el histograma y ajustar la compensación de exposición hasta que toque el extremo derecho. Entonces disparamos y listo. Conseguiremos un histograma derecheado.

Histograma en diferido

Muchos no nos sentimos cómodos al mirar por la pantalla LCD. Se pierde estabilidad y ergonomía. Si al menos fuera una pantalla como la de las clásicas TLR... En estas situaciones nos vemos obligados actuar de una manera distinta, como veremos a continuación.

  1. Tenemos que hacer pruebas con nuestra cámara, pero con mi 5D tengo siempre puesta una compensación positiva de 2 puntos.
  2. Con la medición puntual activa, mido siempre en la zona más luminosa de la composición, obviando brillos y reflejos.
  3. Bloqueo la exposición, recompongo y disparo.

Otras veces, si estoy en un lugar que no cambia la luz, hago un primer cálculo y luego paso la cámara a Manual, y abro o cierro el diafragma si me meto en sombras o luces.

El proceso puede parecer complicado, pero si practicamos mucho enseguida se hace rutinario. Lo más curioso del caso es que algunos lo ven más como una curiosidad que como algo práctico, y argumentan que no se puede utilizar la mayoría de los casos. No pienso igual, pero recomiendo probarlo antes de dar una opinión.

miércoles, 4 de diciembre de 2013

Consejos para la fotografía de interiores [feedly]


Shared via feedly // published on ALTFoto // visit site
Consejos para la fotografía de interiores
Pasillo interior

La fotografía de interiores no es habitual en el mundo de los aficionados. Sólo cuando hay fiestas o cuando se quiere alquilar un piso la gente se pregunta cómo hacerlo. Normalmente hay poca luz, poco espacio, demasiado contraste... Hoy vamos a ver algunos trucos.

La fotografía de interiores es una especialidad. Hay muchos fotógrafos dedicados en cuerpo y alma a sacar los interiores de las casas, las oficinas, hoteles y palacios para las revistas. Incluso algunos, como José Manuel Ballester, pueden presumir de vender a precios estratosféricos las imágenes de interior. Y no nos podemos olvidar de las fiestas, que con estos fríos se celebran en casa o las visitas a los museos e iglesias en los que todavía dejan disparar...

La fotografía de interiores se caracteriza principalmente por dos cosas, la falta de luz y en la mayoría de los casos la falta de espacio. Nosotros, como fotógrafos, debemos cambiar las cosas para conseguir que nuestro cuchitril interior parezca un apartamento con vistas a Central Park en Nueva York inundado de luz.

Equipo

Me gustaría decir que con cualquier cámara vale, pero mentiría si dijera que cualquiera. La poca luz de los interiores sumado al contraste que hay en el exterior hace que la exposición sea un verdadero problema. Por eso no deberíamos utilizar cámaras que sólo permitan trabajar en automático, como la mayoría de los smartphone. Por supuesto que se puede trabajar con ellos y hacer cosas chulas, pero no es la mejor opción.

Lo ideal sería una cámara con control manual o semiautomático y un buen objetivo angular, por lo menos un 24mm (equivalente a un FF). Muchas compactas y todas las EVIL y réflex con el objetivo adecuado sirven. Por supuesto con una buena respuesta con altas sensibilidades. Lo que me lleva a recomendar encarecidamente el uso de un trípode, ese artilugio que muchos compraron para guardar en el fondo del armario porque pesa mucho. Si queremos buena calidad, tendremos que disparar con un ISO nativo y eso supone segundos de exposición. Si queremos sacar el ambiente festivo, evidentemente no hará falta, pero seguro que lo usareis mucho.

Y el flash, salvo casos muy aislados, no es en absoluto necesario. Sobre todo si no tenemos un emisor y un receptor para separarlo de la cámara. La mayoría de las veces, la escasa luz natural es maravillosa

Fotografía sin gente

En este apartado sí que recomendaría el trípode antes que nada(la verdad es que nunca entiendo por qué el pobre es el gran olvidado, ¿por su peso? Nada a cambio de las alegrías que da). Uno de los grandes errores es colocar la cámara a la altura de los ojos, salvo si eres un niño. Para dar mayor sensación de amplitud los profesionales colocan las cámaras a la altura del estómago, para conseguir un punto de vista donde todo cobra protagonismo.

Muchas veces necesitamos hacer dos disparos, uno para las luces y otro para las sombras. Pero si no queremos complicarnos la vida delante del ordenador, recomiendo hacer las fotos con un ayudante para un truco genial que enseñaré a continuación.

Siempre quedará mejor la fotografía si incluimos luz natural y la luz de las lámparas. Pero si exponemos para la iluminación natural, quemaremos las bombillas; y si hacemos lo contrario, la estancia quedará oscura con la luz eléctrica perfectamente retratada. El truco está en exponer para la luz natural y pedir alguien que durante esa exposición encienda y apague las luces. No os vais a creer lo bien que queda.

Y muy importante también. Si utilizamos trípode tenemos que hacernos con un nivel de carpintero o activar el nivel electrónico de la cámara. Uno de los grandes problemas es la convergencia de las líneas cuando disparamos a pulso. Si ponemos en paralelo la cámara con el suelo, jamás se cruzarán las líneas en el infinito.

Interiores con gente. Fiestas

Con esta situación las cosas cambian. Ahora sí que interesa subir el ISO hasta un límite aceptable para nuestra cámara. Y usar un flash rebotado en el techo o en las paredes siempre y cuando sean de colores claros. Sería más cómodo situar dos flashes potentes en dos de las esquinas de la habitación, pero no todos tienen. Por eso, un flash tipo cobra encima de la cámara orientado al techo y con un pequeño reflector hace maravillas.

Un buen truco es ajustar una bolsa pequeña de plástico blanco y colocarlo arrugado en el flash orientado al techo. La iluminación que da es increíble. Así evitaremos deslumbrar a la gente y los temidos ojos rojos.

En estos casos lo mejor es pasar desapercibido, para conseguir la naturalidad de la gente, aunque la espontaneidad de las personas en estos días de fiestas que se acercan también ayuda. Y no hay que atosigar a la gente con disparos y más disparos. Hay fotógrafos que no se dan cuenta de lo molestos que puede llegar a ser.

Y en la medida de lo posible, hay que utilizar diafragmas abiertos para evitar que los muebles de las habitaciones llamen la atención detrás de los retratados. Hay que esconder, si disparamos con flash, las ventanas, los cristales y los espejos. Siempre los podemos retirar del encuadre o taparlos con cortinas y demás.







Americo, Inmobiliaria Maservicios, enviado desde iPhone 

domingo, 10 de noviembre de 2013

Fotografía inmobiliaria. ¿Cómo evitar el contraluz?

Fotografía inmobiliaria.

¿Cómo evitar el contraluz?

Muchas veces cuando quieres hacer una toma de una habitación en un día radiante, y tienes una ventana de frente, se produce un CONTRALUZ. Esta situación puede estropear una fotografía por completo.

De nada vale tener una casa perfectamente arreglada, todo colocado en su sitio, si la luz que entra por la venta te impide tomar la imagen que hará posible la venta.


Podemos tomar estos consejos para evitarlo:
  1. la primera opción pasa por buscar otro encuadre, lejos del contraluz.
  2. podemos buscar un ángulo de 45º con respecto a la ventana
  3. podemos cerrar las cortinas, esto evita el exceso de luz, y el contraluz
  4. si no puedes evitar el contraluz con las soluciones anteriores, el flash puede compensar.

Tus clientes agradecerán unas buenas fotografías, naturales, donde se vea perfectamente todas las habitaciones. Dedícale tiempo al aprendizaje de la fotografía de interiores.

domingo, 29 de septiembre de 2013

6 Trucos para evitar fotos movidas.

Consejos prácticos de fotografía

¿Cuantas veces nos hemos encontramos con una foto movida y no sabemos como corregirlo?. Todos al iniciarnos en la fotografía hemos tenido este problema, pues la solución es fácil, y quiero compartirlo contigo en este artículo:

  1. Utiliza un trípode. Como es evidente con este accesorio solucionamos el problema, pero no siempre lo llevas encima, como alternativa tienes la posibilidad de apoyarte a un árbol, una farola o cualquier elemento estable
  2. Mira de tener una posición correcta a la hora de hacer tu foto. Aguanta la cámara firmemente, apoya los codos a los costados de tu cuerpo y mantén una posición estable abriendo un poco las piernas.
  3. Aumenta la velocidad de exposición. Utiliza el modo Prioridad de Velocidad (As o S según modelos), y escoge una velocidad de obturación igual o superior a 1/x siendo x la distancia focal que utilices, (por ejemplo si disparas a 50mm utiliza una velocidad de como mínimo 1/50s, si disparas a 200mm utiliza 1/200s ó más).
  4. Utiliza el disparo retardado. Tu cámara tiene el modo de disparo retardado de 2 segundos hasta 10 segundos.
  5. Aumentar la cantidad de luz que recibe el sensor. Como podrás comprobar, al subir la velocidad de obturación, llegará un momento que empieces a obtener fotos subexpuestas (más oscuras). ¿Cómo solucionarlo? Aumentando la cantidad de luz que recibe la cámara, puedes hacerlo de 3 maneras diferentes: usando aperturas de diafragma más grandes (valor f/ lo más bajo posible según tu objetivo f/2, f/2,8, f/4, etc), pero claro llegará un punto que no podrás abrir más el diafragma. Entonces deberás subir la sensibilidad ISO (800, 1600, etc) o usar un flash externo
  6. Activa el estabilizador de imagen. Bueno si tu cámara u objetivo dispone de este sistema (IS o VR según modelos), utilízalo.

Espero que te sean de utilidad estos consejos, a mi me han solucionado muchas situaciones difíciles.

Américo Ferraiuolo
Agente inmobiliario.